descarga-12¿Cómo están? Después de meses de silencio vuelvo para contarles que mi hijo adolescente ¡ya termina el secundario! Casi casi lo logramos.

Más de 10 mil chicos viajan a Bariloche por semana mientras 20 mil padres esperan que no pase nada malo. Como madre de un egresado de ORT escribí este artículo para el diario La Nación donde reflexiono sobre la experiencia y confieso cómo fuei administrando mis ansiedades, hasta que el adolescente volvió entero y sano. Y, sobre todo, feliz.

Les copio parte y espero que lo sigan leyendo en el sitio original. Saludos!!

Apostaría sin miedo a equivocarme que a todos los padres de los egresados que están por estos días en Bariloche en algún momento se nos cruzó la misma idea: ¿Y si lo dejo sin viaje? ¿Y si no le permito que se suba a ese micro?

Porque aunque lo digamos entre risas y bromas, por más que intentemos convencernos de que el viaje de egresados es una experiencia única en la vida de nuestros hijos, que no se nos ocurriría ser capaces de privarlos de ese momento imperdible de su adolescencia, lo cierto es que sentimos una gran ambivalencia en torno a esta costumbre.

Una costumbre que no por instalada, debiera ser incuestionable.

descarga-13

Tal vez, por estos días, en virtud de las últimas noticias, comiencen a darse las condiciones para que el tema de los viajes egresados y sus riesgos pueda empezar a tratarse a fondo.

Este año me toca vivirlo a mí en persona, como madre de un inminente egresado de ORT que está en Bariloche hace una semana. A puro rezo para que el chico esté regulando la cantidad de alcohol, pendiente del WhatsApp y de las mínima noticias que cada madre va consiguiendoy compartiendo a cuentagotas, voy piloteando mis ansiedades.

Pasar el mal trago, esperar que los chicos no se metan en líos, que esto pase pronto. Así estamos. Sin reconocer que lo que tenemos, en el fondo, es miedo.

O lo reconocemos, como dice Marina Tasat, mamá de uno de los egresados 2016: “Los excesos están al alcance de todos y es preocupante. Uno como padre puede hablar pero no prohibir porque cuando los chicos están solos no se sabe lo que pasa. Criar hijos libres es un riesgo que hay que tomar. Yo no voy a estar toda la vida para decirle qué hacer y qué no”.

Quedamos en nuestras casas, en estado de impotencia y atentos a cada mínima información que podamos conseguir. Rezando para que cada mediodía nuestros chicos nos devuelvan el mensajito “quedate tranquila, está todo bien, la estamos pasando genial”. Compartimos reflexiones, nos alentamos entre nosotros y rogamos que nuestros consejos y recomendaciones logren activar algún mecanismo de autoconservación en la mente de nuestros egresados.

 

Acá pueden leer el artículo completo: http://www.lanacion.com.ar/1931873-lo-que-siente-una-madre-cuando-su-hijo-esta-en-el-viaje-de-egresados

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s