repetirprescolarEs pesado este tema. Hay días en los que da ganas de mandar todo a la mierda. Me dicen que no lo cuente, por lo del estigma. Pero si no lo cuento lo padezco más, o igual que es lo mismo.
Así que después de tanto diálogo interno, tanta charla ocasional, tanto consejo profesional, decido abrir este blog.

Para contarles. No sé muy bien a quién aun, no sé bien para qué sirve un blog tan personal.
Supongo que es un buen modo de ordenar pensamientos, tirar una botella al mar y esperar que alguien reciba el mensaje. Que le sirva para algo, acaso tenga una respuesta, tal vez justo la que necesito ahora.
Volviendo al punto. Estoy en enero, antes de irnos de vacaciones y antes de que empiece el nuevo año escolar, ocupándome de este tema de mi hijo más chico de 5 años que como no se concentra en algunas propuestas del jardín y está demorado con respecto a lo que es su edad para la lectoescritura va a necesitar una maestra integradora.
Venimos con mi marido, toda la familia, en verdad, desde hace dos años boyando de acá para allá.
Así, estamos, no paramos: vamos de la psicóloga a la neuróloga, de la fonoaudióloga a la psicopedagoga, a interconsultas que incluyen un neurólogo de la vieja escuela recomendado como un super profesor que nos quiso vender un libro de su autoría en plena consulta y nos despachó a los 15 minutos sin importarle los altos honorarios que habíamos desembolsado, mandándonos directo a la medicación que por supuesto no pensamos considerar; al mismo nivel de precio, hicimos una visita a una médica antroposófica que sí se tomó todo el tiempo del mundo para conocernos a padres y a T, y después de retarnos un buen rato  por haberlo vacunado al nacer, darnos una biblia de noticias bajadas de internet donde explican el daño que las vacunas hacen al cerebro de los bebés recién nacidos y explican cómo todo es un negocio de los laboratorios, nos llenó de globulitos, tanto o más caros (porque no hay seguro médico que te lo reintegre) que las vacunas.  A ellos les sumamos psicomotricista, profes de deportes varios que nos insisten en que hay que mandarlo a natación , justo el deporte que no se enseña en el club al que va toda la familia.
La cuestión es que el niño terminó prescolar. Llegamos como pudimos.
En otros posts ya les contaré los pormenores de las relaciones con los padres, las peleas, los insultos, las miradas acusatorias, las de desprecio, los rechazos a las invitaciones a jugar, el estigma T molesta, los dobles mensajes, los sí pero no, y demás borradas con el codo en actos de los ofrecimientos de ayuda, comprensión o tolerancia verbalizados, hasta llegar al último día de clases en la fiesta de despedida, cuando por fin nos dicen ¡qué bien que lo vemos a T.! ¿Por qué lo cambian de colegio?
En el cole que va lo quieren pasar a primer grado con maestra integradora bajo el argumento de que la ley no permite la permanencia en sala de 5. Viendo el edificio, con un hijo en secundario que hizo muy feliz y anárquicamente la primaria allí, con otra pasando a tercero, alumna brillante y autónoma con una natural viveza para la supervivencia en cualquier situación, en el caso de T. con todas las ganas de jugar que todavía tiene, no creo que sea el sitio apropiado.
Busco otra institución. Hace tiempo que lo vengo pensando pero la fidelidad, el acompañamiento de algunos docentes, los amigos que hicimos, el famoso sentido de pertenencia.
Finalmente lo convenzo a mi marido y nos decidimos. Nos vamos todos.
En el cole al que lo quiero cambiar me dijeron que no puede entrar a primaria, que tiene que quedar en sala de 5 y en parte coincidimos. Un año más de juego,menos exigencias con el lápiz y el papel lo van a fortalecer.
Además investigué en otras pedagogías. La Waldorf sostiene que los ciclos evolutivos se cumplen en 7 años y que los chicos no deben pasar a la escuela primaria hasta que tengan marcados los nudillos en los dedos de las manos y hasta que se le caigan los incisivos y les crezcan las muelas. Las Montessori alegan que los chicos tienen que desarrollar primero la autonomía en el manejo de su cuerpo, el juego y el espacio. T. todavía tiene los dientes de leche y sus manitos son blanditas y regordetas, se niega a ponerse los zapatos solito, le cuesta, le da fiaca, no cuida sus juguetes, mucho menos sus útiles.
Decidido, nos quedamos en prescolar.
Pero no  será tan sencillo.
Anuncios

8 comentarios sobre “Repetir prescolar

  1. Es un fracaso tomarlo como fracaso. Es un fracaso un medio que impulsa a competir en lugar de a superarse. La evolución no es igual para todos, hay quienes somos diferentes y lo mejor es respetar esos tiempos y ayudarnos a atravesarlos con dignidad, para lo que hace falta respeto, esfuerzo y amor.
    Toda elección implica que lo que no se eligió queda como una puerta que pudo o no haberse abierto. Lo peor es estar pendiente de eso todo el tiempo. Una vez que decidimos, hay que alzar las velas y estar dispuestos a capear los temporales si los hubiera.
    Montessori es del 1900 y Steiner… mas o menos. Los métodos son maravillosos, pero vivimos en el 2014. Las familias se enfrentan a desafíos y definiciones muy diferentes que conllevan presiones y estándares que pasan por otros lugares.
    Si decidieron quedarse en preescolar, abracen la decisión con fuerza y enfréntense a lo que venga. Hubiera pasado lo mismo si deciden lo opuesto. Nadie sabe que hubiera sido mejor. Hay que hacer que lo elegido sea lo mejor. Les deseo el mejor año a todos. Cecilia

  2. Dani es la mejor decisión que pudieron haber tomado. Es arduo el camino pero se puede. Solo hay q tener paciencia muchaaa y acompañar en todo momento a T. No todas las instituciones son integradoras. Sabelo te va a costar conseguir un buen colegio y que te satisfaga su propuesta pero existen en algun lado tiene que haber gente humana que no piense que los chicos con ciertas didificultades son problematicos sino distintos y que desde su diferencia ELLOS HACEN LA DIFERENCIA. Contas con todo mi apoyo sabelo

  3. Te voy a contar una pequeña historia real: casualmente y aunque es muy raro coincidieron dos chicos asperger en el mismo colegio, uno en secundario y otra en tercer grado. Por casualidad las mamás se conocen y coinciden en el cumpleaños de la hermana menor del chico que ya estaba en secundario. A la mamá del primario le habían dado el diagnóstico hace menos de un mes. El chico asperger más grande se acerca a la mamá de la menor y pregunta: si hubiera una vacuna para no ser asperger, vos se la darías a tu hija? La novel mamá responde sin pensar…claro! Y el chico dispara, entonces no la querés, sino la querrías como es.
    El amor es la respuesta. Y el amor hacia los hijos implica amar quienes son. Altos, bajos, hiperactivos, aprendiendo más rápido, aprendiendo más lento, de manual, únicos. Amar es eso creo yo, darnos cuenta que son únicos y amarlos especialmente por eso. Lamentablemente ni el sistema educativo ni el sistema de salud están preparados para entender eso, siempre tratan de etiquetar. Los padres sabemos que no es verdad. Que cada niño es único y está en nosotros respetar y alimentar esa individualidad. Tu decisión es amorosa, felicitaciones.

  4. Siempre son buenos los cambios! Y lo sera para T y para la familia, no siempre todo es como queremos o nos viene mas comodo, siempre que te desanimes pensa en el punto de partida, todo lo que cambio, los logros y progresos, y asi veras todo lo que hiciste!!!!!!, aunque el camino sea muy largo.
    Sabes que contas con nosotros!

  5. Dani, como alguien que transcurrió la educación hace relativamente poco, que todavía está en proceso, acá te dejo algo que me llamó poderosamente la atención justo hoy. Algo que me tiene un poco en vilo. Te la regalo, porque para eso están estas charlas.

  6. Bruno, gracias por el video. Con tiempo y ganas, lo comentaré en un post futuro, tal vez en el interín algún alma generosa de esas que hacen las cosas porque sí en la red, lo haya subtitulado. Es muy impactante que ninguna de los 8 indicadores de la felicidad esté presente en la escuela. igual no es para tanto, porque de un modo u otro siempre nos las hemos arreglado para pasarla bien y eso seguirá pasando, pero es urgente cambiar el foco.

  7. No existe la escuela perfecta, y es algo que aprendi despues de muchos cambios de colegio de mi hijo F. El trabajo consiste en sostener a nuestros hijos para que se sientan capaces y confien en si mismos aun cuando el colegio y su sistema de evaluaciones y premios dice lo contrario. Felictaciones por tu decision. Un año mas para jugar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s